Historia

Semblanza de Champotón.

Comenzar una semblanza de Champotón (nombre maya que tiene dos significados: El llano al que llevaron las piedras o Comarca de la sabana), es recordar con emoción las fonéticas agujas que nos circulan por la sangre, pues todo el acaecer de nuestra ancestral y heroica estirpe está grabada en la historia con premonitorios sonidos velardeanos.

El primigenio ulular de las caracolas indígenas y el eco de los tunkules nos indican el origen de las primeras luchas hegemónicas por la posesión de nuestra exuberante tierra entre los colonizadores Itzáes y los belicosos Xius, que en guerrera conjunción de ideales conformaron el cacicazgo más importante de toda la zona maya.

Por esta puerta de entrada a la península de Yucatán pasaron los admirables toltecas (Itzáes) dirigidos por el enigmático Quelzalcóatl-Kukulcan, mítico hombre blanco, barbado, de grandes mostachos y vestido con ropas talares, quien después de realizar su misión religiosa por largos años entre los Naturales de la región maya, regresa por el camino original, y ante la expectante presencia de sus miles de seguidores penetra al “mar de novia” de Chakanputún, tiende unciosamente su manto sobre sus tranquilas aguas, se sube a él… y la divina serpiente emplumada se pierde entre los extraños rayos verdes que proyecta el luminoso sol en agonía, para convenirse en el lucero de la larde.

Tomás   Arnábar  Gunam

Cronista Vitalicio de Champotón

Idiomas»